Jueves 06 de enero de 2011.-

Cuarta Etapa Dakar 2011
POLICÍA CHILENA CRUZA LA CORDILLERA PARA AGILIZAR CONTROL MIGRATORIO

Con presencia de personal especializado, la PDI montó una carpa en San Salvador de Jujuy, y junto a la Dirección Nacional de Migraciones Argentina y servicios de Aduana, de ambos países, se coordinó el ingreso de aproximadamente de 2500 personas.



Diferentes idiomas, distintas razas y acentos indican la globalidad de este gran evento deportivo. El Rally Dakar es probablemente la competencia tuerca más importante para sus seguidores, situación que queda demostrada con las miles de personas que participan a ambos lados de la Cordillera de los Andes.

La peligrosa ruta que transita entre Argentina y Chile no es obstáculo para los competidores ni para los fanáticos que siguen a sus ídolos sin importar si deben trasladarse a los selváticos paisajes ubicados al norte de Argentina o bien por el desierto más árido del mundo en Chile. De hecho, se espera que unas 10 mil personas ingresen entre una frontera y otra, para asistir a la tercera versión del Dakar en el extremo sur del continente Americano. 

Es por ello, y siendo el control migratorio uno de las áreas de servicio estratégicas de la PDI, que personal especializado de la Jefatura Nacional de Extranjería y Policía Internacional, se trasladaron a San Salvador de Jujuy, donde en coordinación con la Dirección Nacional de Migraciones Argentina y los servicios de Aduanas de las dos naciones, efectuaron una labor de primer nivel en materia de control migratorio.

“Lo importante en este tipo de eventos masivos es efectuar un servicio que cumpla con los mismos estándares y rigurosidad con que trabajamos dentro del territorio nacional, pero de una forma expedita, entendiendo el importante número de personas que el Dakar congrega”, sostiene el subprefecto Álvaro Melo, coordinador del Rally Dakar 2011.

 

Pero la labor de la PDI continúa. Al contingente desplegado en la provincia de Jujuy, se sumaran en suelo chileno, detectives de la Jefatura Nacional Antinarcóticos, de la I, XV, II y III regiones policiales y de la Jefatura Nacional de Delitos contra el Medioambiente y Patrimonio Cultural para velar, desde sus diferentes áreas especializadas, por el buen desarrollo de este evento deportivo. 

Aproximadamente 2500 personas controló la PDI durante la cuarta etapa del Rally Dakar 2011