ESTAFAS A EMPRESAS POR COMPRAS FRAUDULENTAS

Comúnmente empresas reciben faxes de terceros (personas o empresas) solicitando cotización de los productos que se comercializan. Una vez contestado el fax, estos “clientes” se comunican telefónicamente, manifestando estar dispuestos a adquirir una cantidad importante de mercadería, que cancelarán con cheques de su cuenta corriente personal o de la empresa que representan, para lo cual solicitan se les informe el número de cuenta corriente de la empresa vendedora, con el objeto de depositar el valor del bien adquirido, lo que efectivamente realizan, pero utilizando un cheque robado o hurtado a su titular. Luego remiten vía fax a la empresa el comprobante de depósito debidamente timbrado por la entidad bancaria y seguidamente –sin esperar que transcurra mucho tiempo- concurre a la firma expendedora, normalmente, un taxista o un chofer de un camión fletero, los que requieren se les haga entrega de los productos, los que posteriormente entregan a los delincuentes en la vía pública. Esta maniobra es realizada, casi siempre, en días jueves o viernes. Así las víctimas de estos ilícitos recién se enteran que el cheque que les ha sido depositado por el valor de la mercadería es protestado por robo u otra causal.

Se recomienda:

  • Antes de hacer entrega de la mercadería, verificar que el monto de dinero depositado a través de un cheque haya sido liberado.
  • Verificar la identidad del comprador a través del Directorio Comercial, informándose si registra su cédula de identidad bloqueada.
  • Comprobar si el fax enviado por el comprador fue remitido desde la propia empresa o de un lugar público.
  • Cabe hacer presente que los estafadores, con el objeto de llevar a cabo su propósito, en oportunidades adquieren sociedades que se encuentran sin movimiento y que tienen buenos informes comerciales, arrendando inmuebles donde reciben las mercaderías y a cabo de un corto tiempo las desmantelan, perdiéndose todo rastro de ésta.
  • Respecto a la dirección dejada por el supuesto cliente en la orden de compra, enviar a algún empleado a establecer la existencia del domicilio.
  • Registrar el nombre completo, teléfono, número de cédula de identidad, placa patente del vehículo en que se desplaza, de la persona que retira la mercadería.
  • Solicitar al comprador un teléfono de red fija para posteriores comunicaciones. Llamar para verificar la información señalada por el cliente.